No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.


ANGEL FADUL 1924 - 1985


Angel Fadul nació en Temperley, provincia de Buenos Aires, el 11 de Abril de 1924.
Cursó estudios y se graduó como profesor de Dibujo y Pintura en la Escuela Nacional de Bellas Artes "Prilidiano Pueyrredón", en el año 1948.
Ejerció cátedras de pintura y dibujo en las escuelas nacionales de Bellas Artes de "Prilidiano Pueyrredón" y "Manuel Belgrano."
Sus obras evocan, por sus climas enrarecidos y sus figuras esquemáticas , a las de la etapa llamada Metafísica, sobre todo a la metafísica italiana.


El Artista y el cambio cromático

"Tuve una etapa de grises y aceros en 1960, más tarde, en 1966, llegué a los naranjas. Y en ese momento es cuando me encuentro con los verdes y los azules. En cuanto a los temas, me atraen los del Delta. Es una etapa en la que no puedo soportar más ruido, me quiero escapar, construir algo sereno, pacífico. Y es a través de los azules, celestes y verdes que puedo lograrlo. En mis obras siempre hay figuras humanas normalmente solitarias, pues en una época me preocupó en gran medida la soledad del hombre. Pero hoy es una soledad expectante."
Ciertamente su obra esta transitada de esperanza. Sus figuras se encuentran en actitud serena y a la expectativa, como si tuviera certeza del advenimiento de algo maravilloso, sublime. Transmiten en conjunto con toda la construcción de la obra, mansedumbre y una exepcional profundidad lograda asimismo a nivel formal, pues la estructura compositiva posee una perspectiva profunda trabajada por medio de la disposición de las masas cromáticas. Sobre los cielos intensamente azules se destacan, a modo de elementos arquitectónicos, casas, volúmenes solidamente construídos y achatados, señalando los límites entre un plano y otro, entre las personas, las casas y el fondo, con un valor puramente rítmico. Esa profndidad es el elemento que le da cadencia a la obra, rompiendo de alguna manera esa tensa atmósfera, esa extraña soledad de sueño y a veces de pesadilla. Esos climas enrrarecidos que evocan la etapa llamada metafísica de Carlos Carrá y Giorgio de Chirico.

La búsqueda de evolución plástica.

Sus obras a través del tiempo, ha ido perdiendo líneas, modificándolas.
Angel Fadul lo explica: "Antes mi línea era más dura. Ahora es suave, hay más esfumados, más transparencias."
Sus figuraciones paisajísticas y humanas parecen haber sido buceadas largamente a través de océano de tiempo, rescatadas con esa fresca transparencia entre turquesa y blanca, y por fin inmortalizada en las brillantes texturas de las témperas. "Mis figuras humanas son egipcias. Sus ropajes más frecuentes son las túnicas blancas. El blanco simboliza la pureza."
Así resuelve plásticamente toda la tensa expectativa, que puedan sugerir sus óleos y las témperas: con poesía y luz.
Sus líneas son firmes pero no duras. Trabaja con esfumados. Y su proceso artístico fue desechando algunas formas y logrando una importante síntesis de forma y elementos. Es un estilo que por ser tan esquemático puede seguir los límites entre lo figurativo y lo abstracto, a pesar de lo cual sigue perteneciendo al ámbito de la figuración.
Angel Fadul se refiere a la evolución: "En 1952 mis obras tenín un sentido muralista, es el momento de "Las lavanderas", de "Las manos", todo era construído detalladamente. A partir de 1956 comienza una etapa de decantamiento de líneas, muchas van siendo anuladas, y se va perfilando esta figura que hoy ya es casi totalmente esquemática, pues en el proceso fueron desapareciendo las manos, los piesy, en ese momento, ya son solo pequeños volúmenes recortados por líneas."

POR CORDOBA ITURBURU (80 Años de pintura Argentina)

ANGEL FADUL nació en Temperley, Provincia de Buenos Aires, el 11 de abril de 1924, y se inició en la pintura en los cursos de la Escuela de Bellas Artes "Prilidiano Pueyredón". Fiel, de manera invariable, a la figuración fue un artista dueño de un mundo y creador, por lo tanto, de climas absolutamente personales. Sus figuraciones humanas o paisajísticas crean formas cuyas sumarias fisonomías espectrales se instalan en hábitos enrarecidos que evocan dentro de particularidades exclusivas, de las atmósferas cargadas de sugestión de la etapa llamada metafísica de Carlo Carrá y Giorgio de Chirico. Una extraña soledad de sueño y a veces pesadilla, hace tensa la atmósfera de sus cuadros y les comunica una especie de lutánica sugestión de trasmundo. Pero estas singulares particularidades no imprimen a su obra perfiles de una inquietud sombría, sino, más bien, cierto curioso encanto de desusada poesía. La razón de esta singularidad reside en varias causas. Una es el aire de travieso juego a los fantasmas que fluyen de sus obras, un juego en el que participan, perplejamente, el sentimiento de lo sobrenatural con la gracia a veces casi risueña de un espíritu apacible.
Otra causa es el interés estrictamente pictórico de los elementos que maneja, la expresiva desnudez esquemática de su dibujo, la tensa inmovilidad de sus ámbitos. Otra de las causas de esa singularidad es, asimismo, la originalidad de sus composiciones no regida por una agrupación arquitectural de elementos sino por una especie de rítmica y estática dispersión de las cosas aisladas, y, por último, los caracteres, también originales, de una paleta que deja en la retina del contemplador muy a menudo una delicada sensación de grises de acero y ceniza.

POR JUAN CARLOS GHIANO.

FADUL es el umbral de la abstracción.
Los cuadros de Angel fadul aluden constantemente al silencio como expreando la conciencia de una soledad que lo ha inquietado a lo largo de años: soledad de los hombres y las cosas, en balance que resume su concepción metafísica de los hombres del hombre y de las cosas, en balance que resune su concepción metafísica de los hombres del universo. Arquitecturas convertidas en sólidosgeométricos, agua duramente estancada, tierra de límites netos y siluetas igualadas por la caída de las túnicas albas, son elementos que sostienen las composiciones cerradas y el tratamiento plano de unos pocos colores básicos. Estos símbolos concretan la meditada solución pictórica que resuelve cada tela, como si Faduldepurase ciertos elementos de la realidad hasta llevarlos al umbral de la abstracción.
En las obras de Fadul la presencias humanas tienen la consistenciade los objetos construidos por los hombres, y ambos igualan con las claves que ha elegido en la naturaleza la tierra, el agua, el cielo, algún esqueleto de árbol para concretarse en signos plásticos de volúmenes y colores reiterados. A partir de esa igualación , los elementos de cada cuadro se encierran en si mismos, reforzando las visiones con que Fadul recupera un sentido de lo sagrado, en un universo donde todavía no se ha alzado palabra.

Por Osiris Chierico

Angel Fadul es una de esas islas que a veces aparecen en el arte argentino, una de esas islas que se integran en las geografías de lo insólito, de lo alisado, de lo que parece respirar una atmósfera irreal, aparte de la cotidianeidad del paisaje, separado de cardaras inmediatas. Podrá hablarse de una crónica de lo espectral, de la ubicable en otra dimensión de la realidad y lo extraño entonces surrealista en la vertiente italiana de ella, en la que se denominó metafísica a partir de su creador, Giorgio de Chirico.
De allí que el mundo fantasmal de Angel fadul continúe su incesancia atemporal.

PREMIOS OBTENIDOS

1949 Mención de Honor XXIV Salón Acuarelistas y Grabadores.
1956 Mención de Honor XIV Salón de Arte de Buenos Aires.
1956 Mención de Honor Salín de Artes Plásticas Morón.
1956 Primer Premio XXXIII Salón Anual de MEEBA.
1957 Tercer Premio para artistas de la Provincia de Buenos Aires XVI Salón de Arte de Mar del Plata.
1957 Premio Domingo Minetti, XXXIX Salón acuarelistas y Grabadores
1957 Premio Estímulo, XVI Salón de arte Tandil.
1959 Premio adquisición XXXVII Salón de Rosario.
1961 Premio Ezequiel Medina, 50 Salón Nacional de Artes Plásticas.
1962 Premio Adquisición, XXI Salón de Arte Mar del Plata.
1962 Premio Adquisición, Museo de Avellaneda.
1963 Tercer Premio Adquisición, Salón Municipal "Manuel Belgrano".
1963 Premio Estímulo, XXIV Salón de La Plata.
1965 Premio Eduardo Sivorí y Matea Vidich de Sivorí, en el 54 Salón Nacional de Artes Plásticas.
1965 Tercer premio, Salón Nacional de Pintura. "El hombre y el Mar", Mar del Plata.
1965 Primer Adquisición, II Salón libre de pintura, grabado y dibujo, Municipalidad de La Plata.



Poseen Obras suyas Museos, Colecciones Privadas del País y del extranjero.

Falleció en Banfield el 27 de sepiembre de 1985.